Renuncia director de la Cenace ante presión de AMLO de apoyar a Pemex y CFE

reading_books-1024x768

Con información de La Política OnLine



La política energética implementada por la administración de López Obrador ha sido ampliamente cuestionada desde los mercados


La renuncia de Alfonso Morcos de la dirección del Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) reavivó la incertidumbre que ya existe en el sector, mientras que el presidente López Obrador reconoció esta mañana que existen "diferencias" en las visiones de proyecto, en donde él persiste en su idea de rescatar a Pemex a CFE, al grado que no descarta una contrarreforma energética.

El tema surgió este jueves, durante la conferencia mañanera, cuando desde la prensa se le cuestionó al mandatario por la renuncia del directivo, que ocurrió precisamente después de un encuentro que sostuvo López Obrador con los representantes de los reguladores del sector.
 
En esta reunión, el mandatario volvió a dejar claro que el interés es el rescate de las dos empresas estatales y que esa debería ser la prioridad, solicitando el apoyo de los reguladores, en la misma línea de la carta que meses atrás envió a estos organismos autónomos, una acción que es fuertemente cuestionada en el mercado.

Tras ese encuentro se dio a conocer la renuncia de Morcos, que de inmediato fue sustituido por Carlos Meléndez, que era el subdirector Corporativo de Estrategia y Regulación de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), otra noticia que prendió alertas en el sector, pues ven una intención de achicar las capacidades de la Cenace, para darle más control a la firma eléctrica.

"Yo les pedí a los reguladores que nos ayuden, hay quienes no están de acuerdo porque tienen un pensamiento neoliberal. En este caso -el de Morcos-, entiendo que el señor ya está grande y lo que estamos planteando es que haya una distribución distinta, y a él le preocupa", denunció.

El presidente explicó que la intención es rescatar a la petrolera mexicana y a la Comisión Federal de Electricidad con el marco legal actual, sin embargo, tal como ya había advertido antes, afirmó que, de no lograrse este objetivo en esas condiciones, ahí sí planteará el lanzar su propia reforma energética, siguiendo con este objetivo.

Dijo que esta propuesta no se haría hasta después de la elección, tiempo en que observarían el desempeño de ambas empresas. En ese sentido, pidió a los particulares no preocuparse por este objetivo: "Vamos a seguir aplicando la ley, no se va a cometer ninguna injusticia se respetarán contratos".
 
Lo cierto es que la política energética implementada por la administración de López Obrador ha sido ampliamente cuestionada desde los mercados. Las calificadoras, particularmente, han expuesto que Pemex es el mayor riesgo para el soberano por las presiones de sus finanzas y porque el plan de inversión y metas de producción sigue sin convencer a los especialistas, pues no ven la posibilidad de que sean alcanzables. Esa falta de confianza se nota en la caída del valor de sus bonos, como publicó en días pasados esta redacción.

Mientras tanto, CFE enfrenta fuertes peleas legales con privados por los cambios en las políticas en materia eléctrica, peleas en que incluso el regulador de competencia económica (Cofece) intervino señalando que la empresa que dirige Manuel Bartlett podría estar impidiendo el desarrollo del mercado. El argumento desde la 4T es que se buscó, en administraciones pasadas, eliminar a la CFE. "Al final del sexenio CFE se hubiera quedado solo con el 20% de la generación de energía", dijo este lunes el presidente, señalando que el objetivo ahora es que tenga el control del 54% y el resto estaría en manos de privados. 

COMENTA ESTA NOTA







REDES SOCIALES

AsiInforma.mx © 2017