ERNESTO, El Borrego

reading_books-1024x768




De gran cantidad de eventos que me ha tocado cubrir profesionalmente, la mayor parte han sido de orden empresarial o de gobierno, algunos de carácter político, pero, vale aclarar, pocos han sido en campañas políticas.
La logística de una campaña es compleja. Entre otras exigencias, la  comunicación es vital. Sin embargo, la movilidad de un candidato, hace inevitable que, para dar seguimiento a su agenda, el periodista se integre a su equipo, pues es necesaria la disposición de una unidad de traslado. 
Al hacerlo, se puede dar el conflicto: el candidato razona su inversión con vista a la pretensión de difundir sus ideas y sus propuestas; el periodista, en cambio, busca la noticia. Por lo general, la ecuación funciona; a veces no hay coincidencia.
Tal vez por estos riesgos, en el curso de mi carrera como reportero, hasta mis amigos que fueron candidatos me reservaron al encuentro en algún café y no me invitaron a sus giras, y tal vez por ello sentí una especial emoción este fin de semana, cuando, en la voz de mi gran amigo Fernando Gastelum, fui invitado a una gira de Ernesto Gándara por la región del Mayo.
De inmediato me atrapó la idea de ver in situ a Ernesto, al que muchos dicen El Borrego, en su carácter de candidato a Gobernador; observarlo cómo se desplaza, cómo se expresa, cómo se comunica, cómo lo reciben y cómo lo despiden en las reuniones. Ver si conecta con la gente, y a su vez observar la reacción de la gente. 
A las cinco de la mañana del viernes partimos de Hermosillo, con los cuidados que impone la pandemia Covid 19, en una unidad para 16 pasajeros, comandados por Rafael Cano Franco y Fernando Gastelum: Arturo Ballesteros, Héctor Froylán Campos, Guillermo Frescas, Germán Carvajal y el que esto escribe.
Viajamos directamente hasta Huatabampo, porque nos dijeron que estaba por terminar el evento con productores, campesinos, pescadores, indígenas mayos, mujeres, jóvenes y adultos mayores del Fuerte Mayo. Esa zona está compuesta por 32 ejidos, con más de 3,400 usuarios. Los participantes en la reunión le comentaron que el Gobierno federal hizo recortes a programas como el de apoyo social Prospera y el de empleo temporal a pescadores, lo que les obliga al abandono de sus familias en la búsqueda del sustento económico. 
No lo vi, pero supe que les dijo: "El Fuerte Mayo es para mí una prioridad; es la primera región del sur del Estado y será una prioridad fundamental para mí, si los sonorenses deciden llevarme a la gubernatura del Estado".
En el salón donde esperamos al candidato, la gente llegaba a goteo y poco a poco fue conformando lo que, en condiciones de pandemia, puede considerarse el lleno del local. Cuando entra Gándara y un pequeño grupo de colaboradores –encabezados por Guillermo Silva y Rodolfo Gómez— la gente, en su mayor parte jóvenes, muestra evidente animación.
En su trayecto al presídium saluda tocando con su puño el de quien encuentra. Saluda a cada uno, con palabras de atención específica. Se sienta. Empezaron las intervenciones de los asistentes; todas, espontáneas, de solo algunas frases, destacando algún problema o planteando alguna demanda. Igualmente todas, firmes, emocionadas, declarando su apoyo y su esperanza. 
En una tarjeta, Ernesto apunta el nombre de cada uno de los que toman la palabra, les mira fijamente, sobre el cubre-boca se alcanza a ver que les sonríe cuando expresan alguna gracia, y vuelve a hacer apuntes. 
Cuando ya todos han desahogado sus planteamientos, estira su 1.90 de estatura, expande su mirada por todo el auditorio, pide permiso y se quita el cubre-boca, da algunos pasos hacia adelante, a un lado, al otro, sonríe con esa gracia de niño bueno que le caracteriza, y empieza a hablar. De inmediato captura la atención de todos. Los que charlaban se miran entre ellos, apenados dejan de hablar y ponen atención. 
De manera paulatina, como si tuviera hilos en sus palabras, va jalando la mirada de todos, los motiva a aplaudir, a gritar emocionados y afirmar continuamente con la cabeza al ritmo que desdobla sus ideas, en las que trasuda honestidad, evidencia talento, derrocha preparación y que expresa con sencillez.
A quienes hicieron algún planteamiento, al tiempo que les orienta su mirada a sus ojos, les llama por su nombre y les comenta sobre el tema que plantearon, les dibuja una política pública con la que se puede dar atención a todos, especialmente a los más necesitados, a las mujeres, a los niños, a los trabajadores, a las comunidades rurales, a la salud, a la educación, a la seguridad. En menos de diez minutos ha dicho todo. Se gana al público. De igual forma sucede en las demás reuniones, en otros lugares, miembros de los partidos, con mujeres, locatarios del mercado, comerciantes, agricultores.
Les habla claro, directo, con sencillez y con firmeza, de la capacidad para, aun en las actuales condiciones de crisis lacerante –agravada por la desatención desde el gobierno federal--, a pesar de las crisis de salud y económica, avanzar si trabajamos unidos, si capitalizamos las oportunidades que se asoman al horizonte.
No lo había visto así, ante un público avezado como es el de la región mayo –y como en general lo es en cada punto de Sonora--. Me había quedado en su momento de elemento de un partido, arropado por el apoyo de su dirigencia y de sus sectores. 
Hoy lo veo evolucionado, dando él la fortaleza consistente a tres conformaciones partidarias –PRI, PAN y PRD-- que le entregaron su confianza y ahora a ellos les representa orgullo, por su solvencia plena y su sobrada capacidad para convencer, para despertar admiración y generar liderazgo de identificación con la sociedad. 
Lo veo muy hecho. Sólido. Completo. Es el mismo Ernesto, bueno, limpio, honesto de siempre, ahora ya cargado de personalidad, de experiencia, de formación, de preparación; es el mismo, de profunda fe en su familia, esposa, hijas, hermanas y hermanos; el mismo que nunca ha optado por transgredir la ley y que siempre se ha desempeñado con transparencia. El mismo que nunca ha dado paso a la amargura y ha querido ser portador de esperanza, de amor y de soluciones. Es como siempre ha querido ser, pero mejor.
Ahora busca que la gente quiera que le gobierne alguien como él.
Ahí está.

COMENTA ESTA NOTA







REDES SOCIALES

AsiInforma.mx © 2017