NÁCORI

reading_books-1024x768

Hermosillo, Sonora



Un pueblo no puede estar a expensas de milagros


Calentar la fresca madrugada con metralla asesina, en vísperas de la celebración de las fiestas regionales en Nácori Chico, un poblado de dos mil habitantes, hermanados por una historia de intensos lazos familiares y fuertes convicciones religiosas, en esencia una sólida cohesión comunitaria, no solo es un atentado artero a la paz, sino un auténtico desafío al Estado --digamos más llanamente a las autoridades del gobierno: municipal, estatal y, por supuesto, federal--, que hasta hoy ha permanecido inerte ante el crecimiento de la violencia en la zona serrana.


El comunicado de la cronista municipal, Cristina Murrieta, llegó escueto y demoledor: 27 de agosto a las 14:02  A la población de Nácori Chico y a sus hijos ausentes. Se les informa que:   Por causas de fuerza mayor y por seguridad, se ha tomado la decisión de CANCELAR las Fiestas Patronales  ATENTAMENTE  H. AYUNTAMIENTO.    Por su parte, el Padre Mario Jesús Diaz Padilla, informó que las Misas diarias en torno a Santa Rosa de Lima, patrona del lugar, serían a las 7 de la tarde,  pero sin procesión. Sin más detalles de lo que motivó esta decisión, apenas se supo que la noche del lunes y mañana del martes (26 -27) lanzaron ráfagas a dos domicilios muy céntricos en el pueblo.


En redes sociales se comentó que posiblemente en Bacadéhuachi, que festeja a la Virgen de Loreto (8 de septiembre) en los primeros días de este mes, también consideren cancelar sus fiestas patronales por los recientes hechos violentos que mantienen a la población en zozobra. Es que los truenos del infierno pusieron a flor de piel el escozor que, a ciencia y paciencia de las autoridades, desde hace décadas se ha vivido no solo en las poblaciones mencionadas, sino prácticamente en todas y cada una en la región serrana, alta y baja, y aún más cerca de la capital. La lista incluye a Sahuaripa, Yécora, Huachinera, Bacerac, Bavispe, Nacozari, Cumpas, Moctezuma. En fin…


La propia Cristina (Murrieta) comentó el día 30: Yo, SÍ ESTOY FELIZ con la verdadera Fiesta Patronal. Quién se quedó o vino a felicitar a nuestra Santa Rosa de Lima, debe estar henchido de orgullo y felicidad, porque la iglesia se colmó de colorido y perfumes al convertirse en el Jardín de la Rosa más bella de América. Y ella, está preciosa. (Y les aseguro que si su carita refleja tristeza, no es porque no hubo bailes. A ella nunca le importó lo banal. Lo evitaba). ¡Hoy tuvimos la iglesia llena, las tres puertas contenían la presencia de feligreses, que acudieron a brindar su felicitación, su agradecimiento y su amor a la virgencita limeña - nacoreña. Hoy es nuestra, aunque sea patrona del mundo. La fiesta pagana, se puede llevar a cabo en cualquier momento. La música, el baile, la bebida...para cualquier día está bien. Lo importante es que el pueblo estuvo unido y en paz.


Es correcto. ¡Qué bueno!, pero el abandono institucional está vigente y duele. Y ese olvido ha sido persistente en toda la línea de la historia. En Nácori se habla de un milagro de Santa Rosa de Lima, cuando el 1 de noviembre de 1916, mientras en el estado se luchaba la guerra del Yaqui, Bacadéhuachi fue atacado –de hecho todos los pobladores estuvieron secuestrados por los yaquis--, hasta que llegó el general Gilberto R. Limón y los liberó, quedando como héroe local; se supone que un comando de ese grupo se adelantó a trabajos de vigilancia para luego atacar a Nácori Chico, pero desde su observatorio, en el cerro del Caporchi, toda vez que había luna llena, observaron durante horas a una joven que se bañaba en la presita conocida como Oviáchic; las fuerzas de defensa del pueblo localizaron al grupo, capturaron a uno de ellos y, al no haber lugar implementado como cárcel, lo enceraron en la iglesia –entonces pequeña, tal vez a la tercera parte de la actual—y el bravo guerrero señaló a la imagen de la santa y dijo que ella era la que se bañaba.


Pero un pueblo no puede estar a expensas de milagros. Todavía en los años treinta, durante la incursión  de los apaches en la región, cuyo peor saldo se registró precisamente en Nácori, con el frecuente ataque de bandas apaches enfurecidas, que, acosadas por la persecución gringa, particularmente la encabezada por el indio Juan, robaban y asesinaban, fueron los lugareños los que se organizaron para proteger al poblado, al tiempo que, por su cuenta y costo, salían en expediciones punitivas, tanto para contener ataques como para disuadir a los invasores de continuar en su festín sangriento. El Estado no estuvo ahí.


La comedida, aunque lenta conformación de la apasible comunidad, se fue dando sin la guía estatal. Con muchas deficiencias, fue más clara la asistencia y la formación por parte de la Iglesia. A excepción del Registro Civil y la Escuela, todas las figuras estatales –hacienda, forestal, asuntos agrarios—eran esencialmente recaudatorias. El ayuntamiento buscaba en la mano derecha para prestarle a la izquierda, pero no le alcanzaba para atender las grandes necesidades de la comunidad, sin embargo ellos construyeron el viejo almacén con paredes de adobe y techo de tableta que se erigió donde hoy está la escuela ("de material") Epifanio E. Vieyra – Maestra Chabelita, donde se empezó a instruir a los muchachos en los primeros cuatro grados de la primaria; el camino de conexión con la capital fue iniciado desde la salida del pueblo hacia el vecino Bacadéhuachi.


Tal vez los primeros servicios tangibles al pueblo por parte del gobierno fueron la línea de teléfono rural, desde los años 30; la conducción de agua potable por tubería; la vacunación triple y general; la campaña contra el paludismo y la incorporación de nuevas opciones escolares para los jóvenes locales. El edificio municipal fue construido en 1973; la corriente eléctrica llegó hasta 1979, y la carretera pavimentada en 2012. Pero en términos de seguridad, el municipio debió atenerse por décadas a un solo policía, que después se ha ido incrementando hasta contar con tres o cuatro agentes, en general capacitados para atender conflictos de cantina.


En los años 50 y 60 del siglo pasado se empezó a hablar de que algunos lugareños cultivaban mariguana. Se decía que lo hacían con una suerte de permiso, pues las autoridades federales habían acordado abastecer de droga a Estados Unidos, a la sazón enfrascado primero en la Guerra de Corea y después en la de Vietnam. En efecto, a veces, en temporada de cosecha de la yerba –entre septiembre y octubre-- era notoria la llegada de personajes extraños que llegaban de Sinaloa o de Chihuahua y recorrían las calles en carros poderosos. Pero su arribo era de paso, y en general no departían con los lugareños.


Entre los 70 y los 80 se estableció un cuartel militar a la entrada del pueblo, cuyos elementos efectuaban operativos, especialmente en la temporada de cosechas. Pero, aparte de participar en borracheras y generar pleitos y embarazos, su presencia no inspiró seguridad y despertó grandes sospechas en la población, pues mientras todos cuchicheaban sotto voce quienes se dedicaban al negocio de la droga, parecía que ellos no los detectaban ni encontraban sus plantíos. Incluso, a inicios de los 80 se estableció en el pueblo Amado Carrillo, quien después sería famoso como El Señor de los Cielos, sin lugar a dudas coordinando las siembras. (En 1983 estuve en el pueblo; visité para un café a un amigo, quien me invitó a acompañarlo a su campo, a solo unos minutos del pueblo; cuando estábamos por llegar, en un campo vecino vimos que había mucha gente él decidió llegar a saludar; era una reunión amistosa, con carne asada y bebidas, en la que se encontraban militares, policías federales y policías estatales. Saludamos y nos retiramos. Años después, un amigo que estaba ahí, me dijo: aquel joven delgado, pelo crespo que le fue presentado --lo cual no recuerdo-- era Amado Carrillo). El punto es que ahí estaban, todos, alrededor de él.


Cuando Rafael caro Quintero contrató a miles de jóvenes para trabajar en el cultivo de mariguana en el Rancho Búfalo, en Chihuhua, algunos muchachos de Nácori fueron reclutados, y posteriormente constituyeron una punta de lanza en el avance del narcotráfico en la localidad, al que se añadido el consumo de enervantes, con graves problemas para quienes entraron en ese tobogán y, por supuesto, para sus familias. Además del efecto directo, en ese entorno han sucedido allá cosas pavorosas que en la ciudad ni siquiera nos imaginamos. Familias han perdido a alguno de sus hijos y no tienen idea de dónde buscarlo, pero temen hacerlo porque podrían generar represiones, en tanto no hay instancias del Estado a las que puedan acudir; hace unos años, en lo alto de la sierra conocida como La Simona mataron a 11 jóvenes y al parecer nadie lo supo, pero tampoco nadie se anima a denunciar.


Hace poco que el tema se ha relajado más. La gente habla de quién es hoy en el pueblo el jefe, de la relación con los Salazar y la liga de éstos con El Chapo Guzmán, así como del conflicto con el Cartel Jalisco Nueva Generación. Ha habido asesinatos, que multiplican el pavoroso encuentro de cadáveres cuando se están realizando tareas consuetudinarias, de suerte que el tema se integra cada vez más a la gente. Hasta hace unos días ese tema rodeaba al pueblo. La noche del 27 – madrugada del 28 de agosto entró hasta el centro de la comunidad con su lluvia de truenos del infiero sobre varias casas.


Ya llegaron efectivos de la Policía a resguardar el pueblo. Es de esperar no estén involucrados con los que delinquen; ojalá investiguen, esclarezcan la situación, y, por supuesto, que detengan a los que impunemente han ido rompiendo el velo de paz que tradicionalmente cubre a los pueblos serranos, y que Nácori Chicotenía como muy valioso patrimonio. Ojalá que no solo detengan el ruido del infierno, sino que capturen también a los diables.


Despertar con susto –como les pasó en Nácori Chico, y les pasa a muchos serranos-- no es bueno para el corazón.



COMENTA ESTA NOTA

ARTÍCULOS RELACIONADOS

CRITERIOS

2019-12-01

CUARTELAZOS

2019-11-21

EQUIVOCA

2019-11-11

GIRA

2019-10-31

CULIACÁN

2019-10-22

AMBICIÓN

2019-10-16

SI, PERO…

2019-10-08

DESMANES

2019-10-03

OLVIDO

2019-09-24

PADRE

2019-09-14







REDES SOCIALES

AsiInforma.mx © 2017