Los que ganaron el debate.

reading_books-1024x768




En estos días, si hay conciencia política en los consejeros y la presidente del Instituto Estatal Electoral (IEE) se harán públicas las explicaciones y disculpas –primero a los ciudadanos, luego a los candidatos, y finalmente a los partidos políticos locales—por el desarrollo y resultados del primer debate 2021 entre los contendientes por la gubernatura del Estado.
   Digo, si tuvieran conciencia política y educación cívica, porque ese evento seguido por miles de simpatizantes de todos los partidos en contienda, a través de los canales de tv autorizados, en directo o por las plataformas digitales, resultó un fiasco.
   Desde el principio se vio y se percibió una pésima organización. Durante más de cinco minutos, al inicio del evento, se fue el audio y sólo se vieron unas cuantas imágenes de los candidatos a gobernador mientras los moderadores hablaban para ellos solos, quién sabe qué estuvieron diciendo, supongo que dando la bienvenida al público y a los participantes.
   Y ahí estuvieron muy formales la maestra universitaria Rosario Robles del partido Fuerza por México; el señor Carlos Ernesto Zataraín González, por el Partido Encuentro Solidario; el señor Cuauhtémoc Galindo por el RSP; el señor Ricardo Bours por Movimiento Ciudadano; Ernesto Gándara, por la coalición Va por Sonora (PRI-PAN-PRD); y el doctor Alfonso Durazo Montaño por los partidos Morena, PT, Verde y Panal.
   Los cuatro bloques a los que se sometieron con sus respuestas y réplicas los contendientes fueron: Salud; Economía, Empleo y Desarrollo Sustentable; Educación y Cultura; y por último Combate a la Corrupción.
   Preparados o medio preparados, pero ahí dieron la cara estos candidatos a la gubernatura de Sonora, como quien dice se pararon frente al pelotón de fusilamiento de un par de moderadores que más bien hicieron el papel de verdugos. Pero lo más terrible de ver y escuchar fueron las poses que asumieron la comunicadora universitaria Soledad Durazo y Luis Alberto Medina quienes se pusieron intransigentes de más cortándoles la comunicación a los participantes en varias ocasiones y casi a todos (después dirían que fue por cuestiones del formato y reglas que impuso el IEE). Pero aún asumiendo que cada uno de los candidatos sabía de los tiempos de que disponían para contestar, los moderadores bien pudieron realizar un mejor papel aplicando sus propios criterios y permitir –en varios de los casos que se presentaron— tres o cinco segundos más, sin que el "formato" hubiera sufrido mayores descalabros. El resultado fue que los moderadores gastaron más tiempo repitiendo la misma pregunta a cada uno de los contendientes que el tiempo disponible para contestarla. 
   Lo que no se sabe y no se lo pudieron creer ninguno de los seguidores del evento fue por qué carajos durante el primer bloque los moderadores estuvieron repitiendo el nombre y pregunta de una tal "nutrióloga" Catrin (pronunciaba Soledad), Catarín (decía Luis Alberto) Valmen. ¿Quién será este personaje –miles se preguntaron— que fue capaz de saltar sobre todos los blindajes del IEE y apropiarse, a su nombre, el más esperado de los debates para gobernador del 2021?
   Y lo mismo pasó con el cuarto y último bloque, el de Combate a la Corrupción, con un fulano llamado "Chuy Félix". Debe de ser un personaje de alto voltaje y experto en el tema –se preguntaban muchos— para que los organizadores y los moderadores hayan determinado que sobre su pregunta girasen las indecisiones, los titubeos, el pensamiento, el arrojo o la determinación de cada uno de los candidatos. –Este debe de ser un gran señor, decían. 
   Con todo respeto para la nutrióloga y don Chuy, creo que los propios moderadores, periodistas y comunicadores bastante conocidos, podrían haber planteado mejores preguntas.
   Otra cosa de la que nadie sabe y nadie supo fue por qué el segundo bloque dedicado a analizar la Economía, Empleo y Desarrollo Sustentable, todo se fue por el agua, siendo tan extensos y complejos esos rubros. Alguien me comentó que fue pregunta de la ciudadanía. ¿Y esa, quién es? Repliqué.
   De los candidatos en el debate me pareció que Ernesto el "Borrego" Gándara fue el que mostró más aplomo y seguridad; el doctor Alfonso Durazo estuvo bien en sus respuestas pero se notó que no llegó suficientemente preparado para ese momento. Tal vez no tuvo tiempo o sus asesores no lo ayudaron. En mi opinión personal y después de haber leído los planteamientos que su plataforma hace en el apartado de Cultura  --segundo volumen-- de su diagnóstico sobre Sonora, creo que no se acordó de el. En cuanto al señor Ricardo Bours, también estuvo bien, decidido, seguro y conocedor de lo que es dirigir y gobernar, lástima que tenga tan mala dicción y no ordena bien su discurso.
   Los que dieron la sorpresa fueron la maestra Rosario Robles con más buenos deseos que información pero voluntariosa; Carlos Ernesto Zataraín González siempre habló por los pueblos marginados de Sonora y eso habla bien de él; y Cuauhtémoc Galindo que salvó la prueba con aplomo y planteamientos claros.
   Creo que todos hicieron un buen papel o el mejor que pudieron en ese momento y bueno sería que para el segundo debate el Instituto Estatal Electoral contrate mejor el sonido de cualquiera de las tecno-bandas que ofrecen sus servicios en Hermosillo, Cd. Obregón o en Nogales porque traen mejores equipos.
   Y por favor, para el próximo coloquen frente a los participantes una gran pantalla con la pregunta para que no la repitan los nuevos moderadores, así como un conteo digital para que sepan ellos cuánto tiempo les queda y cuánto les queda en la famosa "bolsa" que nadie vio y no les corten la palabra o el sonido.
   Y con esto, felicidades a la nutrióloga ¿Catrin o Caterín? Valmen y al señor Chuy Félix, los ganadores de este primer debate.

COMENTA ESTA NOTA







REDES SOCIALES

AsiInforma.mx © 2017